CARINA RADILOV CHIROV
« volver
Audioplayer

Nació en 1972 en Sunchales, en el centro-oeste de la provincia de Santa Fe, donde aún reside y trabaja dando clases en escuelas medias de la ciudad. Durante un tiempo coordinó el Taller de Lectura y Escritura Irulana, y gestionó varios grupos de lectura.

En 2008 participó en el Festi-Poet (lecturas/música en vivo) de la ciudad de Rafaela, leyendo sus textos. Formó parte de la antología Lxs célebres desconocidxs (Rafaela, nunca tengo razón, 2008), publicación que reuniera los poemas inéditos de escritores de la zona. La misma editorial publicó en 2009 Flor del Llano, su primer libro, que se encuentra a punto de ser reeditado por el sello Espiral-Calipso de Rosario.

En el torbellino poético-musical que representó el Festi-Poet, conoció a Analía Giordanino, poeta y narradora santafesina, con quien posteriormente organizaría Poesía Elástica, un ciclo de lectura y música entre Santa Fe y Sunchales.

Actualmente, corrige un poemario inédito, Mediterránea, y se encuentra trabajando en la escritura de cuentos.

 
> Poemas

Alhambra

los humos verdes de los espirales en verano
la humareda de todas las fritangas
que ponen dulce la siesta
el santuario chorrea cera
flotan lentejas de agua
flores de lodo bajo los puentes de chapa

los vapores de hornos de barro
casitas de horneros con chicharrón y chancho
sudan los albañiles, huelen a polvo de ladrillo bravo
las heridas del invierno se sanan con braseros y colita de rana
para los muertos,  coronas de flores en las salas de pana
letras doradas sobre bandas violetas
los dolientes transpiran, los queridos en capullos de gasa

ella llevaba un tejido blanco, cancán de nailon
un turbante que había inventado
dejó en herencia frascos tallados  
charisma sweet honesty topace alhambra
nitrato de plata es la foto donde aún agoniza
con el mismo turbante sobre el cráneo exhausto

los pastizales se incendian, las vacas dan metano
la fábrica ventea olores a leche
las tipas punzan deseos después de las lluvias
y el canal se lleva los desechos de la industria láctea

una bocanada seca apasiona al llano

los cereales se pudren en silos plateados
junto a los eucaliptos cuyas hojas hierven
en jarritos de lata, sobre las salamandras
los vecinos opacos que echan lejía para calmar
los calores de la tierra plana
riegan en los barrios del centro, berrean más allá
con voz de gallina, desde las cunetas que navegan
los envases los tetras las bolsas los restos plásticos
de los festines berretas

destellan las veladas preciosas, lustradas por las lenguas
finas de mujeres-dalias,  ikebanas de provincia
viajan a la city, compran golosinas
con los billetes blancos de las ubres hinchadas
que ya no ordeñan  las manos rojas de las tamberitas
estamos en la pampa y somos civilizados
¡tomamos la leche alta alta alta!
crujimos con mandíbulas de hordas bárbaras
la grasita de la ternera pegada a la costilla
la ternera que fue alimentada por selectas alfalfas
¡ tuvo cuarto propio como virginia quiso!

¡se liquidan los vientres!
dicen los del campo, no alcanza el ganado
para saciar el hambre de la manada propia y ajena

los espirales de los parrilleros
exaltan el alma de humanos y perros

De Flor del llano, nuncatengorazón, 2009.

 

VIII

¡oh el vidrio barato de mi vajilla!
sábanas 100% poliéster
cuchillos tramontina
vasos de plástico
sin contar los tupperware
que anidan en las alacenas
buscando tapas que nunca encuentran
¡los cuadros!  remedos kitstch
de todo por dos pesos
una estampa de san expedito
en la madera hinchada

mi pieza: una postal de pueblo
donde no faltan
la cubrecama alcoyana
y el rosario de perlas falsas
bajo el vidrio de la mesita
la foto de una niña
varias  estampitas
eso sí: ninguna del general
sólo una de evita,
la que bien sabía libar
del néctar peronista
glamorosa ninfa
polvo de provincia
la señora de la muerte
con líquido en sus venas
y estopa en el vientre

todo barato, berreta,
grasa, maloliente,
descartable, en oferta,
de saldo y en serie
todo vacuo banal
baladí y anodino
todo todo todo
mi vida
va derechito al muere

De Flor del llano, nuncatengorazón, 2009.

 

Diapositivas

¡Comprar flores, cambiar el agua, abrillantar las placas!
Madre, padre, abuelos, no me esperen en el cementerio.
A la hora de la siesta me acosté
con los vivos.

Cuando te invito a viajar quisiera que comprendas mi deseo:
por la ventanilla pasan diapositivas hipnóticas,
que no alcanzás a ver y nombro para vos.
Trigo verde, autopista en construcción.
Por estas palabras seremos una sociedad,
un matrimonio imaginario.

La tarde ocurre antes de que cruce  la mujer
empujando la lluvia con sus hombros.
Lleva al hijo a la práctica de fútbol.
Tres albañiles estrenan un departamento
en el futuro edificio “Italia”.
Tienen un calentador y
una frazada
de cortina.

La letra cursiva me salió calma y redonda esta mañana.
Escribiendo en el pizarrón, estoy ahí.
Lo copado hubiera sido que el chabón
escribiera algo alegre
con esa vida de mierda,
comenta un alumno
leyendo a Vallejo.

Las uñas me las dejé crecer, las limo,  para que te distraigan.
Dijiste que podrías mirarme como a una chica  Chandler
y me pinté con esmalte rojo N° 34 de Revlon.
Nunca escribiste ese retrato pero
para mí fue una aventura.

¿Conocés la causa que habilita mi lujuria?
Muñecas, cuello, espalda deben existir.
Temo desaparecer una mañana
sin haber tomado contacto
con tu cuerpo.

De Mediterránea (inédito)