FERNANDO ACOSTA
« volver
Audioplayer

Nació en Formosa en 1982.

Músico, narrador y poeta, desde 2005 forma parte de grupos independientes como la revista Alquímico, la editorial Ñasaindy Cartonera y el colectivo de poetas argentinos Plastificambiantes.

Publicó el libro de cuentos Los payasos del fumador (Ñasaindy cartonera, 2009) y y tiene inédito otro de poemas, Trip.

Participó en las antologías Alquímico 1 (UNAF, Formosa, 2006), Alquímico 2 (Ediciones Alquímico, 2008) y Poemas con famosos (editoriales Ananga Ranga, Chaco, Pipí Cucú, Buenos Aires y Ñasaindy, Formosa,  2009) y compiló, con Federico Torres, Así nomá é 1ª antología independiente de escritura joven formoseña (Ñasaindy Cartonera, 2011). Todo lo que cae (canciones) y Decadencia  (cuentos) fueron editados parcialmente en sitios web. Columnea en www.nasaindycartonera.blogspot.com

 
> Poemas

vos eras el río. yo un pequeño duende caminando el mural del puerto, pateando la basura, columpiándose con el viento en los rincones. toda la siesta como brazos abiertos, el viento desenredaba los pasos, barría los puentes, empujaba las canoas. quién sabrá desde cuando se esta soñando este sueño

te miro sentada en las escaleritas de la ribera hipnotizada
por el movimiento marrón del agua, el viento no te deja fumar tranquila pero no te importa, el viento te estira del pelo, sonreís, sos toda una infancia recuperada, la mía también esta ahí por eso te dejo, te veo, detrás del muro de viento, del otro lado del río de concreto paralelo al río

censura de pájaros negros
las mañanas siguientes quedaron sin fundamento
mirando las gotas de rocío en el frío de la ventana
aprendimos a llorar de formas cada vez más imperceptibles

 

recordatorio

(esto dejó de ser una nota mental)

no busques al poema
el poema va a encontrarte
y te hablará de vos
de manera
exacta y diferente
a lo que creías
como una fotografía

y te romperá el corazón
en añicos
como a un jarrón rojo
contra el suelo

luego
como todos los días
seguirás viviendo

 

La carretera de los incendios

veo la noche desde una botella,
es negra brillante
es una serpiente

veo la noche,
un canto como un aullido
respirar tan hondo
hasta que la inmensidad
resquebraje los pulmones y luego
dejarla salir libre entre el pasto
hasta que corte filosa el asfalto gris
como a una cinta de ceniza

nuestras voces seguirán rectas
hasta que ellas mismas
decidan desvanecerse

hemos disparado
una canción
hacia el universo

(de Trip)