LAURA SOLÓRZANO
« volver
Audioplayer

Nació en Guadalajara, México, en 1961.

Estudió la carrera de Psicología en la Universidad de Guadalajara y después Artes Visuales en la UNAM.

Publicó los libros de poesía Evolución (Universidad de Guadalajara, 1976), Semilla de ficus (ediciones Rimbaud, 1999) Lobo de labio (El Cálamo, 2003; traducido al inglés: Lip Wolf, Action Books, Estados Unidos, 2007), Boca perdida (editorial bonobos, 2005), Un rosal para el Sr K (Universidad de Guanajuato, 2006) y la antología personal El espejo en la jaula (Secretarìa de Cultura, Jalisco 2006).

Formó parte de las antologías Sin puertas visibles (ediciones sin nombre, Universidad de Pittsburg), Eco de voces (editorial UNAM, CONACULTA), Poesía viva de Jalisco (editorial Universidad de Guadalajara) y Pulir huesos (Galaxia Gutenberg, España).

Trabaja como maestra en el Centro de Arte Audiovisual y en la escuela de escritores (sogem) en Guadalajara.

 
> Poemas

fisura sin fe

Como si hablar fuera extraer la verdad de la vena inhóspita, ¿o no? ¿Es esto un habla fuera de foco? No hay voz que no se derrame sin doblar su decir. Hablo y trabajo cuando hablo. Pudiera ser que mi conteo de gota y gratificación se lleve el día hasta el final y entonces se abra.

Mi hablar abre una frontera que fracasa, abre un filo de frotar su colocación y entonces llega. Llego a decir con voz viviente de vocal y es una locura, llego a ti como un temblor de verdad y es una violencia interior. Esto es. ¿Esto es? Esta cita con mi cráneo es un voltaje inmaterial que viene en la lengua, que viene en la noche como el hambre que dice y redice su dicción para surgir llena y completa. Llena de ilógica hacia la versificación exterior como si al respirar su propio sitio, fuera al fin ella misma.

 

virtual

Visores de vértigo, vístanme todos de luz, viértanse despavoridos predios en el aquí vulgar, beban del sitio, vengan batallas, vengan votantes, vamos Nadie, Novel, Nudo, Noctámbulo del vigor secreto, vístanme de velar en cada esquema de fuego, vístanme de nublar cada oleada de sol, vistan mi sudor, vuelquen mi caudal, sean vino de ángel vano, sean vulva de agua sucia, vitrinas de ilegible vencedor, sean eso y esto trémulo, esto improbable, este tendido de vacantes praderas en el encierro de visión perdida o invidente volcán.

 

(preguntas)

¿Entonces, en el fondo de la lengua está la verdad que por si misma no saldría si no fuera por el martillar de nuestros corazones?... ¿Hay que hacer que la lengua diga en su revés o en su trastorno, la razón de lo que la ha trastornado?... ¿Es así que puede hablar y conocer lo que no diría, si no fuera porque un cauce empuñando sus letras retuerce la lógica para exprimir lo que la lógica oculta?