LUIS FELIPE FABRE
« volver
Audioplayer

Nació en la Ciudad de México en 1974.

Recibió la beca del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes en la modalidad de Jóvenes Creadores en los períodos 2004-2005 y 2007-2008 y desde 2011 es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte.

Ha publicado un volumen de ensayo, Leyendo agujeros. Ensayos sobre (des)escritura, antiescritura y no escritura (Fondo Editorial Tierra Adentro, 2005), y varios libros y plaquettes de poesía entre los que se pueden mencionar Cabaret Provenza (Fondo de Cultura Económica, 2007) y La sodomía en la Nueva España (Pre-Textos, 2010).

Es también autor de la antología Divino Tesoro. Muestra de nueva poesía mexicana (Libros de la Meseta, 2008).

En 2008 Achiote Press publicó una selección de sus poemas traducida al inglés titulada  The moon ain´t nothing but a broken dish.

 
> Poemas

Sumi-e

Una piedra sobre otra piedra: así comienza
una montaña.

Una montaña:
inmenso bulto de silencio. Una piedra:
pequeño bulto de silencio. Inmenso y pequeño: un bonsái.

Un monje en los ojos rasgados de otro monje: ¡budistas!

Una montaña
o dos o tres o cuatro que ya van siendo cordillera.

 

Investigación de mercado

Una moneda, por el amor de Dios, una moneda,
que el dinero es el tema del mendigo y el mendigo
es el tema de esta investigación: ¿si el mendigo tuviese dinero
hablaría de asuntos menos mundanos? Pero he aquí
un tintinear de monedas en el interior de una lata
de sardinas sin sardinas. ¿Y las sardinas?
Baratas y nutritivas: ricas en hierro, vitamina A y fósforo.
Un paladar exquisito diría que la sardina tiene un ligero dejo a:
a) Metal sobado. b) Dinero rancio. c) Desayuno de mendigos.
¿Un mendigo es básicamente una alcancía?

 

Imagen del domingo

Una bolsa vacía, blanca, de plástico.

Una bolsa de supermercado
con la que el viento juega a los fantasmas.

Una bolsa que se arrastra por la calle desierta
y se eleva

sobre la calle,
sobre las casas, las fábricas, los edificios,
se eleva:

sobre nuestra miseria se eleva

y se eleva sobre sí
y nos hace alzar la vista:

una bolsa
vacía y levitada como el corazón de un santo:
aleluya, aleluya.