NICOLE BROSSARD
« volver
Audioplayer

Nació en 1943, en Montréal, donde reside actualmente.

Su obra, iniciada en 1965, comprende una treintena de títulos de poesía, ensayo y novela. Ha sido traducida al inglés, alemán, español, italiano y neerlandés. Recibió numerosos premios y distinciones, entre ellos el del Festival Internacional de Poesíaa de Trois-Rivières, en dos ocasiones, el Athanase-David, la más importante distinción literaria ofrecida por el gobierno de Québec, y el premio Molson, del Consejo de las Artes de Canadá. En 1994 ingresó en la Academia de Letras de Québec y en 2010 recibió la distinción de Oficial de la Orden de Canadá. Su último libro es Piano blanc (2011).

Sus libros de poesía traducidos al español son Instalaciones (UNAM), Vértigo del proscenio (El Toucan de Virginia),  En el presente  de la pulsación (Botella al mar),  Camino a Trieste (Mantis editores) y  Cuaderno di rosas y de civilización (UNAM). También han sido traducidas al español sus novelas  El desierto malva (Joaquín Mortiz), Barroco al alba (Seix Barral), Ayer (Editorial Aldus) y  Diario íntimo (Bajo la luna).
 
> Poemas

Estremecerse
(del libro Piano blanc,editado en Québec, 2011)
Traducción: Sara Cohen

1.
es un miércoles tranquilo
nadie se subleva
la luz gana el cuerpo
gira alrededor de los puños
tinieblas en guardia a la vista

2.
se habla bien bajo
de deslizarse hacia el abismo
desfigurado
lejos de la humanidad

3.
a la mañana tengo una cifra en el sentimiento
un ojo de primera persona al plural
yo de conjunto y de conmoción nutrida
de reino animal y de azul

4.
he aquí que vigilas las comas
que borran y rehacen la noche
he aquí que llegado el momento acaricias
una capa de agua y su lógica de agitación

5.
digo lo que se dice
de no mentir
es infinitamente
arriesgado, y respiramos

6.
una hora antes del verano
la noche tenía un cuerpo
como en algunas frases
al borde del universo

7.
lengua diré sí
de lo alto de mi caja torácica
lengua acaso vienes
afuera a dar con la sal la certeza

 

Noches de verano de 1 a 19
(del libro En el presente de la pulsación, editado en Buenos Aires, Botella al mar, 2000
Traducción de Sara Cohen y Alicia Genovese

1.
sobre todo no hacer como si
el mundo se hubiese detenido
flecha en el blanco humanista
futuro de duelo
palpar la niebla
no tener miedo de
usurparle al desgarro
la esperanza de vida tatuada
leona en la rosa del puño

2.
sucede que se confunde
el dolor y el color
los paisajes que hieren
desde el interior el sentido de la vida
sucede que en medio de las descripciones
alguien fulmina
la lengua de los pueblos felices

3.
ejercicio de júbilo en el vértigo verde
aplastando un insecto
súbitamente la idea de naturaleza invade
los pensamientos
la obsesión del viviente de pronto
la vertiente estéril

4.
es suficiente poner el dedo
sobre el porvenir a propósito
todos los ataúdes
ningún juego de palabras puede eliminarlos
dos veces más fuerte que el viento
la vida se instala
un aroma de argumentos ciegos en nuestros sentidos

5.
un montaje de sombras de desnudos y de piedras
palabras antiguas para mitigar el presente
el país tan triste una mañanita en el centro de compras
cuando la vida nos intima
a ser liebre y libro viviente
en silencio tendré la nostalgia del agua

6.
si un día las palabras útiles para la vida estorban
la noche los últimos estremecimientos
costado lento del vértigo eso será
delirio demasiado
fácil frente a la abstracción de los géneros
el agua del planeta entonces se habrá vuelto tan rara

7.
si un día la noche persiste en caer
en invadir y en tragarnos como mitos
si en el contorno de los huesos
el alma se alza

8.
a cada lado de la oscuridad
las manos estriadas de leyes
buscamos en lo vivo del vacío
un nombre para la desaparición
de las plantas de los ríos y de los insectos
palpando en la niebla
corazones vivientes bosques tropicales de acebos
la inmensa soledad de los erizos

9.
la obsesión del viviente
toquemos en la noche decías
capaz de fiebre y de inmensidad
toquemos en la noche
sin lastimarnos

10.
de abundancia predices: seremos
estériles
entre los símbolos y los siniestros
la abundancia la vives
como una prosa
rosa de la calle
a cada lado de la realidad
al paso
de quien dice verdad o embriaguez en el dolor

11.
de dónde viene que tantas palabras fascinen
al borde del abismo
sus garras perfectas y adormecidas
ojo
palabras que despellejan
la idea de no-negro
en el corazón de nuestra esperanza de vida

12.
hacia el final una sola palabra alcanza
al fondo del iris y de una vida colmada
a la sombra de los sollozos
cuando el cuerpo se muestra
una última vez
ávido de baño y de noches de verano

13.
a cada civilización un volumen tal
de huesos y de silencio
en el paisaje
la naturaleza hace rizos
agujeros de nacimiento en el ser
sin consideraciones hacia el ego gentil
obligado a caminar entre las granadas

14.
noche de verano color del abismo
vivo a la velocidad del bajo vientre
donde la humanidad enmadeja sus miedos
y la verdad
el susurro continuo del tiempo

15.
noche: la mano ofreciendo su fervor
como si el mundo fuese pronto
a precipitarse en un goce inútil
las manos permeables a la espera  de mar
y de conocimiento
me sorprende que vivamos tan
naturalmente en estado de urgencia y de despedida

16.
cuál es entonces esta gramática
inexplicable que ordena
el tiempo en los ojos
la esperanza que no se sofoca nunca
en la misma imagen
una fila de árboles y de silencio
tu rostro y la sal de las palabras
en este punto sellado en este punto definitivo

17.
la obsesión del viviente
sol líquido
una última descripción
obra de arte o nada en absoluto

18.
me queda un poema todavía
para acercarme a la realidad
restos de cuerpo restos de agonía
es todo el universo
y mi boca
a quemarropa buscando entre
las estrellas y los grandes dados del deseo
y del azar es todo el universo
por un instante espejo

19.
volví sobre mis pasos
bajo la piel
tantos misterios laten azules
en las más pequeñas arterias de vida
el origen
entonces cuando los ojos se fijan poderosos allí
el agua del origen
el estrépito caliente de la memoria