Rike Scheffler

Berlín, Alemania, 1985

Poeta, performer y artista. Trabaja en la intersección de la música, la performance, el lenguaje y la instalación. Además de publicar poesía y ensayo, realiza conciertos y performances, elabora ecosistemas sónicos e instalaciones sonoras. En vivo utiliza su voz, una loopera, pedales de efecto y sintetizadores para crear realidades inmersivas que desafían las percepciones comunes. Miembro de la red de literatura, música y arte KOOK e.V. Imparte talleres de poesía, voz, performance & looping analógico en vivo.

 

 

 

Traducciones de Carla Imbrogno y Laura Wittner

 

[LOOP] PODRÍAS SER CUALQUIERA

Libros sobre hombres libros.
Libros sobre hombres libros.

¡Podrías ser cualquiera!
¡Pero no lo sos!

Viajan, se enamoran, se acomodan,
quieren algo más que rutina y familia.
Sueñan con ese amor verdadero
que les dé sentido.

¡El amor es la estructura!
¡El amor es el precio de la entrada a nuestra sociedad!

Estoy acá esperando esas versiones de vos que no necesites practicar, lo que sos de verdad.
Con todas sus contradicciones y toda su resistencia.
Quiero ser un lugar con vos, un contralugar
donde las instituciones de nuestras sociedades puedan inscribirse,
pero las suspendemos
con gestos tiernos
riéndonos de lo graciosas que son nuestras formas de ser.

Estoy acá esperando esas versiones de vos,
tus olores, y no me importa lo que te hagas en el pelo.
Lo importante es que estés acá conmigo
bancándotela
y bancando a los que caminan con vos por sus propios caminos.

Espero ese lugar, ese nosotros,
mientras te canto esta serenata
a vos vos vos vos
como si fueras una luna.

No puedo salir de esto. ¿Cómo hago para salir de esto?
¡Estoy esperando que hagas algo!

 

MUDÁNDOME

Mirá la nuca extendida de una grulla de cuello largo
que nunca nunca saca la mirada de los trenes
el viento entre las vías
yo soy la que está volviendo

Me estoy mudando

Estoy juntando cartas
y casas brillantes en la oscuridad
guirnaldas para mi corazón que late

Me estoy mudando

Dejá que el agua llueva de la canilla
vos, espantapájaros, leñador
te dejo probar un poquito de esperanza
tus pulmones llenos de humo

Me estoy mudando

Así que dame los techos, los candelabros
No me marchito, acá me quedo
con flores, con montañas al lado
mi casita cerca del mar

Me estoy mudando

a rodillas, navíos, mentiras
graznido de cuervo de un niño solitario
punto entre tierra y cielo

Me estoy mudando

 

SUPONIENDO QUE

suponiendo que probás con trazos gruesos,
liberás los colores junto al lago. preguntas sin descanso,
lienzos capturan objetos, en la orilla resisten, se alzan
con la arena. considerás dar más peso a las sombras.
en todo caso: sos mujer, sabés lo frío que puede
llover de un alero como de cielo abierto, sal,
hecha agua, y un postre en la mochila:
una manta, una caña de pescar, tantas cosas
que te hacen desconsoladamente feliz.

defenderse abiertamente, mantener recato, distancia:
salís a pescar. la pesca se seca escueta en la orilla.
el fuego muere lento. al atardecer ceder, nadar.
tragar agua calma, no mucha en soledad,
junto al lago, te hacés un ovillo en la bolsa de dormir.

por la noche ensayar silencio, un esfuerzo por no
manchar las sílabas, usar saliva para tapar tonterías:
presentar al pardillo y al pez. el junco se inclina con pereza.
el domingo acuden en masa turistas, toallas,
lo que conocés. sabés de estas cosas, supiste escribir
a lápiz cartas a los que amabas, desearías
que la línea gris plata no cayera certera, por segundos errada,
haber empezado por el pecho, no directo a la cabeza,
la punta de la mina, difícil estimar, qué tan profunda.

las cosas suceden, y cómo, cuando las dejás. plan
o destino, junto al lago wannsee te espera la historia.
borroneás tu lenguaje, lo gastás hasta gastarte,
quedás presa de raíces, te peleás con el trazo grueso,
te vas otra vez de pesca, aferrada al recato, al ritual.
es más fácil remar de vuelta, con viento en contra a favor,
te entregás a ese viento, sin tenerle confianza.

suponiendo que te das la buena vida, días
enteros, apenas separados por el sol que rota.
suponiendo que hay suficientes perspectivas, que están ahí,
lo único que cuenta es la mezcla, color sobre madera, laca
con cautela. mientras, silbar una melodía, hacerse una balsa,
salir a navegar, en días de lluvia, dormir ahí.

acomodarse suavemente, a un cuerpo.
de ahí viene todo. entonces podés entender,
sin miedo dejar caer la mandíbula, soltarla sobre un pecho
tan delgado y sostén a la vez. como un muelle.
por atrás es que acecha, la caída, caerse bien,
la boca más suelta para poder decir: casualidad,
o: es cierto, es lo que quería, que los dientes torcidos
dejaran de tocarse, que los músculos no duelan.
extendiste bien abiertos los dos brazos juntos,
sin vergüenza de ser tan simple.

 

VÍA AÉREA

Elegante luz de atardecer, encapotado e inaprensible.
Y si los campos quieren, llamalos oro,

sin condición, las nubes persiguen a los árboles,
quisiera tocarlas. Darme un baño
en su redondez, sentirme su hija.
Si ahora se largara a llover, el viento sería cómplice.

Elevarse, verse y verlo todo, cuando nadie nada
se atreva a decir, flotar, en el canto. Y con la mano

abierta, ahuecada, atravesar la vid seca y robar
una-dos-tres uvas de las verdes, las moras
rojas, querer que vuelva el verano, en vano.
Es tan lindo acá, tenés que venir.

 

HONEY, I’M HOME!

con esta pieza te podés hacer una casa, una ventana, una puerta.
nota:
-golpeá sobre las palabras como lo harías sobre la madera.
-solo usá palabras en las que confíes.
-trabajá duro. pasá semanas construyendo la puerta, borroneá siluetas entre los árboles.
-esperá.
-esperá a que por la puerta pase alguien que te resulte tan familiar, que estés segura de que es real.
beat:

-¿vas a comer tu fruta, madame?
reconocí el deseo a la distancia.
nos acomodo las sillas, para hacer de cuenta.
nos lavo los platos, los enjuago.
y me retuerzo cuando te siento toser.
y me retuerzo cuando no comés.
y con todo, las frutas mantienen la salud.
vivimos de llevarnos la mano a la boca.
defensa propia, madame, te llena asombro.
entendeme diferente, las cejas
ponen a prueba la duda, su peso.
mantenelas a contraluz.
estás tan segura de que no llego hasta ahí.

narrar:

-honey, i am home! -pausa- -pausa- honey? honey! honey?

-¡estoy frente a tu ventana!
-¡andate!
-i don´t need you in my life.

my life.

-no pienso describirte. ni tu rostro,
tu tono alargado, ni tu sien en el sueño,
contienen tu rabia. basta.
quería protegerte:
la puerta de tu habitación conducía a la mía.

add-on:

-ahora: dejá de quejarte. ¡no sirve de nada!

 

El obsequio

Te doy un objeto, pequeño, de madera
o de plástico, para que conserves tu vergüenza.

Lo que sea: palabra, acción, intriga
que pueda haber caído por descuido

en el hueco de una alcantarilla y ahí,
una noche o para siempre, contacto

de trincheras, hoyuelo en las comisuras,
las guerras en las que serviste, en las que caíste.

Y entonces doblaste a tu propio extraño,
como un vestido o un niño, lo inefable

en vos, cavaste un hoyo fresco y tapaste
con los dedos empapados por la tierra

ese poquito que aún te sostenía.
Pero tu cuerpo recuerda —bien que recuerda.

Te doy un objeto, pequeño, de madera
o de plástico, para que conserves tu vergüenza.

 

LOOP] IDENTIDAD

Hola. Me llamo Rike. Escribo con la izquierda y con la derecha,
y me encanta cuando me falta el lenguaje, o las sílabas o las pequeñas
palabras me transportan a lugares imaginarios, desconocidos para mí.

Hago esto desde que tengo 6. Vengo de una familia de padres
muy exigentes. Muchos de mis abuelos, abuelas eran nazis. No me cabe mucho el nacionalismo, no quiero ver flamear banderas alemanas. Pero creo en eso llamado comunidad. Mi editorial, por ejemplo, tiene un eslogan: poesía como forma de vida. Con los años lo hice mío.

En las fotos pueden reconocerme por los dientes. Los rechino, también, cuando sonrío. Quijada de caballo, dijo alguien una vez.
Es la marca que te hace única, dijo alguien una vez,
sacando irónico sus propios dientes.

Cuando llueve, me encuentran en la senda peatonal,
ahí me quedo hasta que negro y blanco se confunden.

Go-ta-por-go-ta Go-ta-por-go-ta

Y me alcanza con esa descripción, esa unicidad.
No quiero que unas pocas marcas determinen
el paraguas bajo el cual9 me paro, siento o tiendo

I….I-den-ti-dad     I….I-den-ti-dad

Identidad es la antítesis de reconocerse mutuamente.
La propia imagen ideal, a la que nos aferramos.
Lo que no nos cabe, ni siquiera lo notamos.

Identidad refuerza estrechez, exclusión, control y miedo.

Quien fortalece su identidad no piensa
en cuestionar el sistema que alimenta y reproduce.

Y así, con meticuloso cuidado, nos separamos de los otros.
Y nos juntamos solo con los que sentimos “iguales”.

Me pregunto: cuando llueve y llueve y llueve: ¿qué nos lleva a juntarnos?

Juntarnos. Juntarnos.

Go-ta-por-Go-ta Go-ta-por-Go-ta
Go-ta-por-Go-ta Go-ta-por-Go-ta

details-profile