Alba Eiragi Duarte Portillo

ALBA EIRAGI DUARTE PORTILLO

Colonia Fortuna (Paraguay), 1959. 

Creció en una localidad del Pueblo Ava Guaraní de Canindeyu, Colonia Fortuna, pero tiene sangre Ache. Es una mujer indígena que se dedica la defensa de los derechos culturales de su pueblo y es su arte el modo de hacerlo. Es trilingüe: ava guaraní, guaraní paraguayo y castellano. Estudió Trabajo Social en la Universidad Nacional de Asunción y Comunicación para el desarrollo en la Universidad Nacional de Pilar. Obtuvo el diploma en Educación Intercultural para Docentes Indígenas por la Universidad Católica de Asunción. Ejerció la docencia desde 1998 hasta 2006 en varias escuelas, luego se trasladó al al Subcompenente de Educación Indígena del Programa Escuela Viva. En 2008 asumió la Jefatura del departamento de Gestión y Comunicación Institucional de la Dirección General de Educación Escolar Indígena, hasta la fecha. Ha publicado Ñe´e ivoty, Ñe´e poty en 2016 y Ayvu Tee Ava Guarani/ Historias sagradas del pueblo Ava Guaraní en 2019. Es miembro de la Sociedad de Escritores de Paraguay.

Poemas

Naiporãi cheresarái ndehegui kuña yvoty.
Ne akãrague imorotĩ, nde ha’e che jaryimi.
Naikatúi cheresarái ne ñe’ẽ porãitágui,
hi’ã chéve ambojevy ymaguare
nde ypýpe aime jave,
ndaipotái chereja araka’eve,
ne aranduetaite reraháta ne ndive,
apytáta akirirĩ che añomi,
mbyjáicha rehesape che raperã,
atopa nde pypore ha aipykúi pe nde rape,
ne ñe’ẽnguéra imbarete opyta che pype,
nde reko imbarete, rokakuaapa ore ipype,
nde rova ha’e vy’a, tory memete,
yvotytýre ambojoja nde rekove,
ne ñe’ẽko chemombáy eiretéicha
he’ẽmbochýva,
ne kunu’ũ chemohesãi,
ko ñe’ẽpoty ndéve ḡuarã che jaryimi porãite

Sería injusto que me olvide de ti, mujer
floreciente.
Tus blancos cabellos, oh mi amada abuela.
Imposible olvidarme de tus palabras almas,
ojalá pudiera redimir el pasado
cuando cerca de ti vivía,
que nunca me dejes,
llevarás contigo tu sabiduría
y me quedaré sola en silencio,
iluminas mi camino cual estrella,
descubro tu sendero y lo transito,
tus sabios consejos viven en mí,
en el seno de tu poderosa cultura hemos
crecido,
tu rostro, es una inmensa alegría,
tu vida, un jardín infinito,
tus palabras, puras mieles sabrosas, me
despiertan,
tu cariño me colma de vida plena,
oh mi colosal abuela, esta poesía nació en tu
nombre.

Ojei mbegue katumi che retégui kane’õ.
Opytáma tapykuépe kane’õ kuehe guare.
Imbarete che reko ha’éva che ñe’ẽ, che
purahéi, che jeroky.
Che korasõ imbarete, che rete ikyre’ỹ.
Mba’éiko ha’éta ichupe
che rekove ikangývo,
akañýta mbegue katumi.
Tanimbu oikóta che retégui,
che ayvu, che ánga guyráicha oveve.
Araíre ojekuaa yvoty poty ra’anga,
ka’aguy guýre ogueru che pytu vevyimi.
Oñomoirũ oñondive che ayvu ha che
purahéi,
guyráicha oveve che ñemoñare rendapete.

Lentamente el cansancio abandona mi
cuerpo.
El cansancio de ayer quedó atrás.
Nada más férreo que mi idioma, mi canto y
mi danza, mi cultura.
Es noble mi corazón, me siento viva.
Y qué diré el día cuando
mi vida vaya muriendo,
borrándose lentamente.
Siento que mi arcilla se vuelve cenizas,
mi lengua, mi alma vuelan cual aves.
Las nubes dibujan unas flores,
llevando mi aliento suave hasta la orilla del
bosque.
Se acompañan mi lengua y mi canto,
y emprenden cual pájaros hacia mi pueblo
ancestral.

Che ha’e mba’eporã rerekua,
ñande ayvu ha’e ñande rekove.
Che ha’e yva ka’aguy.
Ka’aguy hovy ha’e che mba’e.
Che purahéi ha’e che mba’e.
Guyra oñe’ẽ ha opurahéi.
Che mbarete yvoty ha yvakuéra rupive.
Ñakyrã guasu opurahéi ome’ẽvo imaitei
pyhareve, asajepyte ha ka’aruete.
Kuña ka’aguygua imbarete,
heko imarangatu, ima’ẽ ha’e jasy rembipe.
Ñande purahéi, ñande jeroky imbarete ñane
ñe’ẽ rupive.
Yva ha yvoty ha’e kuña rekove.
Iñe’ẽ eiretéicha he’ẽmbochy,
ipukavy ne ñañuã imborayhu rupive
omoheñóiva yvy ári tekove.

Yo soy la diosa de la belleza,
nuestra lengua es nuestra vida.
Yo soy la fruta silvestre.
La verde selva me pertenece.
Me pertenece mi canto.
Las aves trinan y cantan.
Las flores y las frutas me fortalecen.
La gran cigarra saluda el día con su vigoroso
canto.
La mujer selvática es fuerte,
su esencia es pura, su mirada es luz tenue de
la luna.
Nuestro canto y nuestra danza se nutren de
nuestra lengua.
La mujer fue hecha de frutas y flores.
Su voz es panal de miel sabrosa,
su sonrisa arrulla y con su amor
engendra vida en el universo.