Anabel Martín

Anabel Martín

Rosario (Argentina), 1979.

Es poeta, bailarina y actriz. Da clases de yoga y entrenamiento corporal. Estudió el profesorado de teatro. Dirigió el cortometraje Así como sos. Publicó poemas en revista Cortada (colectivo del que formó parte), en los fanzines de Triángulo de Amor Bizarro (ciclo de lectura que co-produce) y ediciones Danke. Trabaja con el grupo editorial Cedro con quien coeditó Civil de Sebastián Sánchez y publicó su libro Fiesta.

Poemas

sentada en el umbral dudo de mi vestido corto
de las voces que riegan caras, del vaso puesto como frontera
lo vacío con ruido y señalo la luz de libre sobrevaluada
el ancho de la calle se mide por la fuerza al cerrar la puerta
pego mi oreja a un hombro receta de lamento suave
si hay destino es viaje anuncia el retrovisor con ojeras
al conductor le pedimos cuarenta vueltas a la rotonda
hasta lograr la erosión de las estatuas que pretenden
imitar diosas griegas.

Mamá acostumbraba bañarme todos los días
para ponerme un vestido y sentarme en la puerta
en lo profundo de la diagonal veía pasar los trenes,
el estilo inglés de la estación ilusionaba cosas que desconocía
piedritas amontonadas en el terreno anterior formaban
una sierra artificial de lujo
con mi hermano nos tirábamos montaña abajo
sentados en un cartón.
Cuando me baño sola escribo cartas a los chicos que me gustan
las tiro por la línea de luz debajo de la puerta
salgo corriendo como en el ring-raje

un día atropello un panal que cuelga del árbol
de calle Barra ¡menos mal que no sos alérgica!
las picaduras demoraron en irse las mismas horas que tardo
en olvidar una mirada.

Me llevaste en jeans hacia la cima
sembraste una fe en el desplazamiento de mi técnica
para saltar en lo hondo, desde abajo me gritaste que siga la huella
como el chorro a los aviones, con el torso encarando la pendiente
evitarás el golpe y cuando me sienta segura
el esquí se clavará en mi cabeza.
Del riesgo construí la cornisa de la siesta
la medialuna en el tapial era la noción de mi muerte
quienes irían al velorio dirían que fue el peligro
¡oh! ¡esto es un drama! ¡qué joven se ha ido!
Esa raya de sangre en la nieve marca el camino
de los duelos que hice por un solo amor
a cráneo cerrado con diez puntos
ahora que sos tranquilo sería bueno que dejes

de llamarme: ¡qué nena más linda!