María José Ferrada

MARÍA JOSÉ FERRADA

Temuco (Chile), 1977. 

Es periodista y escritora. Sus libros infantiles han sido publicados en Chile, España, Argentina, Colombia, Brasil, México, Italia, Japón e India. Ha sido galardonada con numerosos reconocimientos literarios, entre ellos el Premio Academia, Premio Municipal de Literatura de Santiago, Premio Mejor Novela del Círculo de Críticos de Arte, Premio Mejores Obras del Ministerio de las Culturas y Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños.

Poemas

Busca al monstruo que vive debajo de tu cama
y dile que te hable de la oscuridad.

El mío dijo que era un trozo de la noche
un rectángulo
que los monstruos llevan en su morral.

Fue nuestra primera y única conversación.

Desde entonces me asomo de vez en cuando
a mirar.

Y lo veo
sujetando con sus manitos de monstruo
su pedazo de cielo negro

confiado

como si la oscuridad brillara
como si también la oscuridad fuera una lámpara.

De «Cuando fuiste nube» (Fondo de Cultura Económica, México, 2019)

Mira con atención el horizonte
para que no que te pierdas el momento
en que una de las montañas
-ésas que se ven desde tu ventana-
se despierta.

Sucede cada cien años
o doscientos.

Una montaña sacude su traje

nieve
árboles
pájaros

y camina.

No creas que se trata de un gigante.

Las personas inventan cosas-los gigantes no existen-
tú mantente atento
y pide al cielo
que te de un poco de suerte.

La suficiente para ser
uno de esos afortunados
que un día cualquiera, mirando por la ventana
ven cómo una montaña
despierta de su siesta

y se levanta.

De «Cuando fuiste nube» (Fondo de Cultura Económica, México, 2019)

Lo vi desde mi ventana

(luz de febrero
o marzo)

un banco de peces atravesó el cielo
volando.

El espacio que une el cielo y el mar

hicieron un agujero
y lo cruzaron.

No eran pájaros de plata
no eran trozos de la luna,

Te lo prometo, eran peces.

De «Cuando fuiste nube» (Fondo de Cultura Económica, México, 2019)

Ahora miremos el cielo
hablemos del día en que antes de ser tú
fuiste nube

y tu pasatiempo era atravesar el cielo

volverte

dragón
oveja
elefante

todos los animales
sobre el fondo celeste.

No, no me digas que no te acuerdas.

Si desde ese día
busco y busco
en mis recuerdos
uno tan liviano como ese.

El día en que también yo

fui nube
viento
sol

el color anaranjado de los días.

De «Cuando fuiste nube» (Fondo de Cultura Económica, México, 2019)

Ahora asómate
a la ventana.

Ahora mira el nacimiento de los caballos

(todos los caballos
nacen de la niebla).

Lo primero que aparece
en medio del paisaje es un corazón
luego, alrededor

el caballo.

Es invierno, siempre invierno

y de la boca del caballo recién nacido
sale vapor

más niebla

un nuevo corazón
–esta vez pequeñísimo–

otro caballo.

De «Cuando fuiste nube» (Fondo de Cultura Económica, México, 2019)


Redes