Ana Inés López (Lobos, 1982)

Poeta, editora y bibliotecaria en la Biblioteca Popular Rivadavia, de Empalme Lobos. Publicó Estas deben ser épocas felices pero me daré cuenta más adelante (2013), El campeón existencial (2014) y Futuro (2016). Colabora en la editorial Triana y en la revista Campotraviesa. Coordina un taller de lectura y escritura para adolescentes.

 

Confianza

Llegar
prender el horno en la cocina
la estufa eléctrica en la pieza
la computadora con sus contraseñas
abrir el word y activar el winamp con empire of the sun
la música que me hace sentir en casa
después de una larga jornada
esperar a que enganche la señal de wi-fi del usuario sofka
considero la posibilidad de irme a buscar aventuras
solo se trata de eso
buscar nuevas aventuras que te destruyan la vida
porque en definitiva
venimos a destruir
a generar y destruir
hace frío
hay que empezar de vuelta
desde el mismo lugar para otro lado.

 

Pensar en bailar o bailar directamente

Qué difícil es escribir algo bueno
no puedo dejar de hablar
soy una aburrida un poco limitada
pero los limitados son limitados
no quiere decir que esté todo perdido
me voy a ir a dormir la siesta con la respiración
mía, propia, pura, en curación

todavía me queda la música de ayer en el cuerpo
me fui metiendo en los sonidos como en una selva
bailé toda la noche pero no le di un beso a nadie
algunos son amados más que otros.

 

Casas a medio terminar

En invierno
en un barrio alejado con calles de tierra
las paredes de cemento a la vista
ladrillos nuevos, cañerías
los inodoros solos en el medio de un gran baño

casas a medio terminar
que recién una década después
algún hijo de la familia numerosa podrá terminar
y seguro se construye una casa atrás
que también quedará a medio terminar.

La familia hace pizzas caseras
el olor a salsa y harina recién horneada se desparrama por toda la cuadra
alguien llega con alegría en moto
cuando se hace la tardecita de un día de semana
de un pueblo en las afueras

llega al cumpleaños de los parientes de la casa a medio terminar
que se parece a la suya y a la de sus amigos
si es que tiene
porque la familia es lo más importante que hay
los amigos son los primos, y las novias las vecinas de las primas
los trabajos se consiguen con esfuerzo
en la casa a medio terminar

brilla la estufa a kerosene
atrás de los sillones nuevos con estampado floreado
el perro ladra desde afuera con la escarcha
se va el día en colores flúo
el sonido del frío

siempre se habla de lo mismo
siempre hay hijos que están naciendo

no hay cinismo
hay amor
hay mucho silencio y mucha resignación
no hay novedad
hay tradición
hay cumbia y hay televisión
hay sexo y mucha comida casera.

 

Pradera

Algún día trabajaré de lo que me gusta
tendré hijos
haré dulces caseros
escucharé música que otro puso y me gustará
cerraré los ojos frente al sol con un pullover de lana
y tiraré la cabeza para atrás

a veces me veo corriendo por las praderas
libre y feliz por un pastizal dorado
hay alguien cerca mio
no se quién es

siempre voy a tratar de ser algo mas parecido a un animal
olvidarme de mis obligaciones políticas
de los sentimientos

desde el abismo
desde la mismísima nada
o hacia la mismísima nada
por preparar un omelette

cualquier cosa puede cambiar
el sentido de existencia.

 

Pequeño detalle

El camino de vuelta de la costa por Balcarce
las sierras con parches en distintos tonos de verde.

Prefiero no mirar humanos en fotos por un tiempo
la pantalla es como un organismo
te hace sentir cosas en el cuerpo.

Siento que cerca mío hay alguien que me acompaña
pero estoy sola,
está sonando la mejor música del mundo
parece de los setenta no sé qué es ni de dónde viene
es Ana Helder, ahí lo encontré.

Qué diferente es ser la inspiración de muchas personas
a la de una sola
al final se trata de buscar ser uno
no de todos.

Ayer cuando vi a Alfonsín en la tele noté que se parecía a Dios.

Yo no sé qué quiero que pase
no quiero que pase nada
quiero que se mantenga esto.

Siempre hay algo nuevo en tecnología
buscar un buen mapa en el google
espiar a alguien
estar con alguien que te gusta.
No me crié para estas fiestas
tengo que buscar las propias
aprendí de todas, ensayé.

La felicidad como una casa rodante
con el sol de lleno en la arena
sin pensar
el sol es tan fuerte y el mar tan grande que no podes pensar.

Nunca se olvida uno del sol y de las hojas.

Aprovechemos para comer asados
y dejar atrás la hipocondría
no propongo no salir más
pero podemos hacer un movimiento contrario
en vez de salir
entrar
como un útero social.

Todavía no se termina el poema.

Hay veces que solamente te importa una foto
de gente que parece otra cosa
no es gente haciendo de gente sino de circunstancia.

Sólo importa el sol y el desierto
algún arbusto bajo
o la arena y el mar
o el bosque
y el río.

Cómo no vas a querer darte el lujo de crear tu propio lenguaje.

 

Una casa en zona norte 

Otro sueño que tenía era estudiar astronomía
todavía me falta ordenar información que tengo en la cabeza
en la búsqueda no ordené
pero una cosa que sí hice
fue cuidar mucho mi intuición, mi animalidad.
Por eso no me civilicé terminando la universidad
pero eso tuvo un costo que es la inadaptación
falta de técnica.
De a poco debo aprender a cocinar,
a tocar algún instrumento,
a cortar un molde
a cambiar un cuerito
a usar un programa.
Tengo muchas ideas pero no puedo concretarlas
por quedarme en el salvajismo y en el lenguaje.
Quizás salir a la vida o al amor
para mí sea aprender las técnicas.

 

Olor a pelo

El olor a pelo en la casa de mis primas era bastante fuerte, ellas tenían madre docente y pasaban solas mucho tiempo, se las tenían que arreglar. Inés, la mas chica, era gorda porque todos los días consumía cantidades considerables de golosinas, yo cuando estaba con ella la acompañaba al kiosko de la otra cuadra y me sorprendía la cantidad de porquerías que compraba pero no le decía nada.
El olor a pelo que había en la casa no me daba asco, al contrario, ese olor a pelo para mi significaba libertad.

 

Tiro balanceado

Pienso en lugares donde me gustaría estar y se me ocurre una superficie de pasto al aire libre, con el pasto muy sano y bien cortado y después entrar a una casa donde haya una estufa de tiro balanceado prendida al mínimo y apoyarme ahí hasta que me vengan a buscar.
Me siento rara porque hace bastante que no veo a un porcentaje alto de mis amigos, no es tristeza es adultez.
Igual es domingo a las ocho y media de la noche y me iría a hacer un mandado, a comprar soda, agua y una chuletita. Este día si no te pone triste al menos te pone seco, básico, vacío. Es como un maremoto que se chupa toda el agua y la devuelve el lunes a a mañana para ir a trabajar.
Ahora podría escribir un poema, ahora podría hacer cualquier cosa.
Lo que pasa es que somos tan ególatras porque somos nuestra propia fuente de inspiración.

 

Eucaliptus

Tengo demasiadas preguntas en la cabeza como para irme a dormir temprano, las once y viente de la noche, ni siquiera tengo ganas de fumar. Hoy el viaje en colectivo me hizo hilar muchas ideas, y también lo hizo pasar las sábanas por el secarropas, pero después cuando me quedo quieta y las invoco se olvidan, hay que volver a moverse para tratar de encontrar la punta del ovillo y por ahí sale algo.

De repente cae la noche, todos los tildes del wasap se ponen dobles y azules. Mi deseo para mañana es no estar enojada. La bebé quiere estar todo el día de la mano. Mañana tengo yoga y ahora estoy tomando un te cachamai. Puse arriba del botiquín del baño un frasco con hojas secas de eucalíptus de hace dos inviernos.

 

Galaxia argentina

quiero sentir lo que antes sentía alguien que estaba pensando que esa música
es la que se escucha en el espacio, en el futuro
la época en la que el universo era una película
no hay lugar para nuestra sangre austral, tenemos todos los problemas psicológicos y actuales, todo juntos, nacimos para pensar y morir, intentar bailar y hacer todas las cosas, como ir a la montaña, tomar te y escuchar música soul.
trata de que tu cerebro no te lastime, dimensionate.
necesito un mapa para dar el próximo paso al lugar desconocido

 

Hornalla

La hornalla de la cocina
Con su forma especifica de prenderse
Mi mama durmiendo
Con mi hija en su habitación
Yo volviendo vestida de negro
Después de un recital de Maria Creuza en Lobos
La tía de María
Sentada sola en un palco
Yo mirando el recital
Y dándole un cierre de sentido
A la noche que descubrí el punk
Entendiendo que el punk rock de verdad
Tiene que ser de las mujeres
Yo a pesar de mi contractura
Haciéndome un te verde

Yo dándome cuenta de algo
Abajo de unos árboles
Un sábado a la noche
En la Avenida Zapiola

Estoy todo el tiempo escribiendo con la cabeza.

 

Empezamos el invierno juntos

Me levanté para fijarme si se había abierto el ventanal
el que da a la calle
porque había un ruido extraño
un golpeteo
en campera de lana y bombacha
me cubrí cruzando los puños
cuando entró el viento frío de la madrugada
dije bajito “uh empezó el invierno”
volví a la cama
me acosté al lado tuyo y seguimos hablando

No me acuerdo cómo pasaron estos días
no me acuerdo qué paso antes y qué después
no sé qué pasará entre nosotros
pero vi el momento exacto en el que empezó el invierno
y estábamos juntos.

details-profile

Lecturas y actividades

09/22/2018

Maratón de lectura con todos los poetas del 26 FIPR

Comienza / 11:00 | Finaliza /
CC Parque de España
09/22/2018

Lecturas de trasnoche

Comienza / 23:00 | Finaliza /
CC Roberto Fontanarrosa