Catarina Lins

Florianópolis, Brasil, 1990

Vive y trabaja en Río de Janeiro.

Es autora de Músculo (Rio de Janeiro, 7 Letras, 2015), Parvo orificio (Rio de Janeiro, Editorial Garupa, 2016), O teatro do mundo (Rio de Janeiro, 7Letras, 2017, finalista del Premio Jabuti) y Na capital sul-americana do porco light (Rio de Janeiro, 7 Letras, 2018). Actualmente vive y trabaja en Río de Janeiro. El teatro del mundo, la primera traducción de su obra al español, se publicará en septiembre de 2019 por Zindo & Gafuri, traducida por Rodrigo Álvarez.

 

 

 

de El teatro del mundo

(versiones al español de Rodrigo Álvarez)

I.

es peligroso
hace calor

es frío
deseable
lastima
es doloroso

da picazón
es sucio
aterrador

inusual, ex-
traordinario

es gracioso, curioso,
sospechoso

es interesante,
divertido

precioso

es remoto,
solitario.

 

II.

me siento
inquieto, aprensivo
tengo calor
quiero, deseo
siento un dolor
extremo
dije
¿qué?
dije: dejá
olvidate.

 

III.

le encanta comer
manzanas y huevos y queso
y sobre todo batata
y apoyar
las manzanas mordidas
sobre la mesa o los libros y no
usar platos o usar tres
para una única cosa e ir a la playa los domingos por más que sea el día más lleno

e ir
al mediodía por más que el sol esté
más fuerte y abandonar
las semillas
sobre la superficie
del escritorio y dejarlas
caer al piso y no recogerlas o abandonarlas
en la cama y no
agarrarlas y echarlas
sobre el aceite
y comer
las manzanas enteras
y dejar
sólo el cabito
y las semillas y se siente
como un caballo y le gusta
el ruido de los dientes clavando y arrancando y triturando grandes pedazos
de manzana.

con la banana es distinto es pastosa le gusta
bien madura
y le gusta
ir a la playa los domingos antes
de los grandes
temporales – le da un sentido de urgencia
y le gusta leer el mismo poema cuantas veces
sean necesarias
a veces un día entero o una semana entera o incluso un mes entero y, eventualmente,
si encuentra uno que sea
suprême
es capaz de quedarse sólo en ese
por años

 

IV.

las palabras
se van
formando atrás
tuyo
llega
el colectivo llega
tu helado preguntás
alguna cosa que no sé responder sólo
pienso que es imposible
comer todos
esos huevos
fritos delante de mí todo
con tomate queda bien todo
lo que es belga es bueno
cerveza, chocolate, col
de bruselas y las dedicatorias para personas cuyos nombres empiezan
con la misma
letra – todo lo que es belga es bueno, la revolución,
el tratado de verdún, el clima fresco, el sistema judicial basado en el sistema romano-
[germánico que tiene su origen en el Código Napoleónico, la papa frita, la cerveza trapense, Philippe Gilbert y vos, que no sos exactamente
belga sino vos, los pintores belgas, los bodybuilders belgas y vos,
que no sos exactamente Abraham Ortelius ni Jacques Brel sino vos
¿sabés exactamente qué quise decir cuando dije
“belga”?

 

V. (“Leí
tus poemas”)

y lo que quería decirte
es que los osos
normalmente ganan
las batallas contra los humanos

y que los dueños de las ciudades aún no percibieron ciertas cosas
sólo porque nadie
les enseño
nada
aún

y que los city-tours del mediodía
por el distrito judaico
de Cracovia

siempre serán
una opción
si sabés
usar el SegWay

y que todas las personas en el planeta tierra
tienen historias

como las del martillo
como las del arado
como la del tatuaje en el brazo
de un sushiman negro
visto a través de la barra
donde crecen las pilas
de salmón
y atún

envasados

como las del sudoeste antes
del fin
del mundo
y de nuestra galaxia

y con toda la belleza
temporaria

-¿te acordás de haber ido
a mi encuentro?

¿y de las escamas, del vino
y de lo que había sido
dicho
antes?

¿y de cómo la luz entraba
y después salía y del viento
cósmico

y el calor
que se desprendía

después?

¿te acordás de cómo el cuero

y las superficies frías

continuaron

inmóviles?

 

VI.

tengo miedo que todo se desmorone

“todo”

como en :
¿tenés idea de todo lo que tuve que hacer
……sólo para conocerte?

¿y llegar hasta acá

al medio del Teatro

del Mundo?

todo –mientras comía porotos en el restaurante hindú
y tomaba café con leche y azúcar en el subsuelo
de una galería del centro
en llamas
y tomaba el metro para catete sólo
para comprar
ropas usadas

todo eso mientras
un novio americano compraba
los sonetos de benjamin
y leía, en un vagón en Seúl,
que ambos aún estaban
solos

y como no sabía
cocinar -sólo huevos-
se puso a lavar y a picar
berenjenas y a ponerlas en el horno
y no quedaban bien, así, puestas en el horno
y lo que seguía era una gimnasia
y cambiaba las berenjenas de lugar sólo
para al final tener el placer
de comerlas
con comino –

siendo la primera comida en años
que le salía bien

(más allá, claro, de los huevos
estrellados
revueltos
en omelettes
duros
rancheros
o poché)

 

VII. “parece flan”

& se ata
el pelo de una forma
completamente antiestética
pero al menos deja la nuca
descubierta

eso

en estos tiempos
ya es algo

 

VIII. (“es un retrato
chino”)

-describa
quién es usted

-explique
por qué sus poemas nunca tienen
la palabra ( )

-explique
por qué usted se fue hace exactamente 4 potes de gelatina atrás

-describa
lo que significa hacer trufas y la limpieza
por placer

 

IX. (“La voz viene de adentro de la persona”)

vos de pantalones leyendo
a una loca que habla
de la caída

de la república

yo
viendo la foto de adília-niña-
amuleto

es una forma
de coraje

es justo la forma
de la panza
bajo la camiseta
de Morrisey

sos justamente vos intentando adivinar
vos
tenés todo el derecho de intentar
adivinar

porque cuando la tierra ya sea
una enorme piedra de hielo
sobrevolando
y el mundo
sublunar
se invierta completamente – pero una hamburguesa no
debe (¡nunca!)
ser comparada
con un golpe
de estado

y entonces vos
que no sos exactamente belga sino vos
que querés saber el nombre de aquello
que aún no tiene nombre
y vos
que querés irte siempre que llueve
y usás botas que te hacen sentir

adulto

y antiguamente
te preocupaba si tendríamos tiempo o pelos
en las piernas

y si todo eso era incluso

una forma
de coraje

 

X.

un abismo

atrae al otro

 

 

en la antología Alto-mar

 

Catarina, poeta e sognatrice, ha fatto un sogno

Cuando me preguntabas
(por el espejo de la maleta de bisutería de mi media hermana
mexicana
si yo quería _______
me quedé paralizada
eso porque no entendía si lo que decías
era realmente eso
(porque siempre hablas
tan bajo, incluso en los sueños – ! ).
y yo no entendía si me decías
que yo debería salir de la sala donde estaba
con mi abuelo, mi media hermana, la mujer de mi abuelo,
y me mandaste un beso, parece,
en el espejito donde yo
y Angelina Guadalupe Leona
mirábamos
(de cualquier manera,
no sabía realmente si lo querías)
de cualquier manera,
cuando puse el queso en la mesa
y la botella de vidrio con leche en el suelo y los granos
de kefir en la bolsa, para leer ana karenina por la noche, en el bar, en el jardín,
y comía crumbles de manzana, milkshakes de plátanos y todos decían: todo
está bien, ellos también compraron anturios
para decorar
el lugar
(y decías: no hay problema, Bashō
también lo hizo)
y cuando encontramos a tus viejos amigos, en la playa,
y la playa era tibia, la arena era tibia, el agua era tibia, en maceió,
(y usabas un sombrero gris,
un traje gris, una bufanda gris y todo era gris, incluso la playa,
en maceió,)
y decías: el amor
era difícil en los tiempos de x. y los edificios
eran como cánones, decían
que necesitaba escribir, o incluso
que me escribirías pero sería de otro
lugar, de un otro país, en un otro
idioma
en una revista
BINACIONAL,
genial,
dadaísta – ! –
y y y yo estaba con arena en los pies
pero nunca podía alcanzarte, allí, con los palitos de esquí
y todos aquellos saltos y vuelos
en el altiplano –
(en aquella época, todavía podía llevarte cargado)
y en cuba, frente al capitol, en el jardín,
también podría
si fueran leones
de verdad
(Ana,
Tamara,
Kuitca y –)
yo? o bien todos los demás nombres
argentinos (+ una azafata
de aerolíneas
Argentinas)

((¿Ves como el teatro
Anticipaba
Todo?))

y
dijiste que comer a intervalos regulares ayuda a no tener hambre, ese hambre
descomunal, por la noche,
dijeron,
aziz ansari
style – y
si la comida
es lo que hace que tu cuerpo se mueva
unas tostadas del tamaño de países harían
que se mueva aún más, decías,
quizás demasiado, decían
pero estabas seguro de que encontrarías el color exacto para pintarte el pelo
[de rojo
con ciertos trazos de blanco en el rojo, muy bonito,
y una barba que iba hasta el suelo
caminando con el agua hasta las rodillas
y caminabas hasta el centro del mundo, así,
con el agua
en las rodillas,
el agua fría
(el mar ni necesitaba
abrirse)

y dirías
“está bien así» (y casi puedo oírte,
desde aquí)

mientras caminabas en círculos
los guijarros lastimándote los pies
mientras caminabas en el agua
el agua golpeando
las rodillas, los guijarros
en el fondo y la barba
tocando
el suelo

details-profile