Julia Enriquez

Rosario, 1991

Es traductora en inglés y editora. Estudia Filosofía en la UNR. Publicó Futuro brutal (2011), Nuevas pesadillas (2012), Ambulancia improvisada (2014) y Eterna estudiante (2019). Integra la antología 30.30. Poesía argentina del siglo XXI (2013) publicada por la EMR para el 21 FIPR y, en la misma colección, fue coautora de la selección de la antología 53/70: poesía argentina del siglo XXI (2015). Dirige el sello editorial Danke desde 2010.

 

 

 

de Nuevas pesadillas

 

una ventanita de chat que solo dice “odio a todo el mundo con todo mi corazón” y que no responde más.

otra que me pregunta ¿tuviste una experiencia cercana a la muerte? le digo no, tuve una cercana a la vida. me responde contame eso y al final no termino contando nada.

como dijo antolín: ahora debería irme a vivir a una montaña durante los próximos 2 años para asimilar todo lo que aprendí en las últimas 2 semanas.

ejemplo: la idiotez del otro puede justificar la propia. qué bueno que la gente que me cae mal también tiene fuertes convicciones. no cambien nunca.

 

 

me dicen que lo vieron a mi ex jalando lanza en el parque
ese, el que me echaba de la casa una o dos veces por semana
a las siete de la mañana o a las once de la noche

cuando me iba a dormir en mi cama horrible
con la peor angustia de todas, pensaba
“lo más parecido que tengo a tu mano es mi mano”

lo más parecido que tengo a tu mano es mi mano

ahora solo me quedan pensamientos incompatibles
poemas que se contradicen
“la tristeza durará por siempre”
me parece un pensamiento optimista
podré enamorarme de nuevo

 

 

tengo los costados de la cabeza entumecidos.
voy a dejar que la ventana del colectivo me los golpee.

“bienvenida a la argentina”
me dice papá cuando llego
después de varios días fuera de casa.

yo solo quiero sacarme el olor de
la boca y de las manos.
me gustaría hacerte sentir con los dedos
acá, arriba, de ambos lados
los puntos exactos
no sé si me duelen
pero presionás y lo siento,
el placer de lo entumecido.

ahí está todo acumulado:
mi conformismo masoquista,
mis ansias de distorsión
cada semana,
mi enganche con lo peor
de lo que tuvimos,
mi vida enajenada
desde el impulso nervioso.

 

 

cruz
art
e
p
or
la cal
le e
s
y ser
á
si
emp
re na
da más
que cru
z
arte
p
or
la ca
lle.

 

 

de Eterna estudiante

 

Ya conseguí una autoestima saludable, mejor ánimo, algunos segundos más de paciencia, ¿dónde queda la poesía para vos? ¿En el hecho de que hayas naturalizado tanto esta escisión? ¿Que pases de primera a segunda persona en medio de una oración, sin darte cuenta, tomando por sentado, que algo está partido desde siempre y sale a relucir cualquier madrugada en alguna caminata compasiva? ¿Y los chabones que perdieron tantísimo tiempo preguntándose sobre el conocimiento? ¿Y vos que ahora te querés poner al día? ¿Y tu voz perdiéndose como la voz de todos?

 

 

El único desenlace posible
es que esta o cualquier otra ciudad
les pasa por encima a vos y tus amigxs

mientras
seguís
con esa confusión atenta de triste
placidez de humillada atemporal

 

 

Solo después de varios años
sin esperarlo ni desearlo
descubrí mi verdadera condición.

Supe que no se cura,
se trata.

Escucho la frase
superficie corporal
comprometida.

Soy autoinmune.
Cómo no lo vi antes.

Mis células tienen
su propia ansiedad
y se inmolan en la superficie
justo donde mi afección
golpea al mundo.

Entre aprender a estar
y aprender que no se puede estar
en todas, ahí atascada
quedé.

 

 

Quiero escribir el poema de la eterna estudiante,
utilizar los recursos conocidos por todos pero
darles mi propio tinte, volver atrás sobre mis notas
y reescribir mis apuntes al infinito, hasta que se destilen
en finas elucubraciones y esclarecimientos.

Antes creía poder decir todo con muy pocas palabras,
ahora siento que ni con todas a mi disposición
podría hacer algo.

Confiás en la academia hasta que quedás muda
mientras el porvenir se disputa en las calles,
se tararea mentalmente.

La eterna estudiante
no tiene paz,
quedó tildada en cierta idea,
lo que ella llama
una percepción inaugural.

 

 

dice mi cuaderno:

PASAR COMO SI NADA
ya no me emocionan
las frases afectadas

re que sí

details-profile