Mauro Alwa

Bolivia, 1977

Creció en La Paz. Hijo de padres de cultura aymara y quechua. Publicó los poemarios Arunak q’ipiri (2010), Paninitaki (2013) y Mama India (2018). Integra las antologías La poesía del siglo XX en Bolivia (2015) y Chamote: una amalgama de voces poéticas de nuestra América (2015), además de publicaciones en revistas digitales de Argentina, Chile e Italia.

 

 

 

Achachilanaka

 

arsupxi

arutaki thakhinaka jist’arapxi

chakanak nayrapacha arutaki lurapxi

jikthaptawi suyatanaka yatiyapxi

qullunakata

yupaychañana jakaña apanipxi

panqaranakatakix wachunaka uskupxi

sarxaruñatakix thakhi pichapxi

jiwatanakan amtanakap qillqantapxi.

 

 

Achachilanaka

 

hablan

abren el camino a la palabra

construyen puentes para la primera voz

anuncian encuentros esperados

de los cerros 

traen la vida en la oración

ponen surcos para las flores 

limpian el camino para la partida

registran la memoria de los muertos.

 

 

 

de Paninitaki

 

Janchijatsti q’alanchsustwa

thuqhuña thuqhuñak munta 

lakajax  yatirita katuqi

Aymar Khichwa  arunaka…

thuqhuña thuqhuñak  munta

llaki jayata

thuqhuña thuqhuñak munta

willka kutimpi

pinkillunakan arupampi

Pachamamax mistsuniwa  

phunchhawinakasan thuqhuñataki

—jachañajasti warari—

panini panini paninipuni.

 

 

Me he desnudado de mi cuerpo                    

quiero danzar y danzar

mi boca recibe del yatiri

voces Aymaras, Quechuas…

quiero danzar y danzar

fuera de la tristeza

quiero danzar y danzar

con el retorno del sol

con la voz de los pinkillus

sale la Pachamama

a danzar nuestra fiesta

—mi llanto grita—

los dos, los dos, los dos siempre.

 

 

 

Ajlliñ munta

uñchukiñama janchijan jakpana

ajlliñ munta 

awkil jan qillqiri

ajlliñ munta

nayra wiphala

ajlliñ munta

qillqax janq´umpita ch´iyarampita

ajlliñ munta

jan qurpan wawanaka

ajlliñ munta

mä isisuru

janiw jaqi achjirirupa

ajlliñ munta

jallu qallta phaxsin jiwaña

jan phaxsürun jiwaña

ajlliñ munta

khitinakatix jan chhijllataki

 

 

Quiero elegir

que tu mirada viva en mi cuerpo

quiero elegir

al anciano que  no escribe

quiero elegir

una bandera antigua

quiero elegir

la escritura en blanco y negro

quiero elegir

a niños sin frontera

quiero elegir

a un perro

no al hombre que lo muerde

quiero elegir

morir en diciembre

no morir en lunes

quiero elegir 

a los que no están elegidos

 

 

 

ki uskusitäti

Jumax aru uskutanta

Nayax aruw uskurakima.

 

 

Aquí

Yo siempre voy a ser Tú

no vayas a ponerte la tristeza

Tú me pondrás la voz

y Yo te pondré la palabra

 

 

 

Purinxtwa

Jichhax isthapiyjitasmawa

Uka suti ch’uksutamampi

 

 

Ya he llegado 

Ahora puedes vestirme

Con ese nombre que has tejido.

 

 

 

Aka qullunakana

tata apachitax Jikxatasiwa

kawkirutix qalanakaw purïni

arsusipxiwa

munañanakapa

chuyma ch’axtawinaka

p’amp’achawinaka

qhanañchawinaka

q’ipinakaw purïni

maranak maranakaw tupusi

jakawinak jiwañanak q`ipinuqapxi

qhumantañataki

utamat jiwatanakataki

Yuspajara apachita

tata yatir layku

tata ch`amakan layku

yupaychawinak apasxapxiwa

taqpach jachanaka

pututux

yatiyiwa:

jan juk’ampi llakimar mantkamti

jan jachamti

yaqha janchiw suyasktamxa.

 

 

En estos cerros

se encuentra la apachita

donde llegan piedras 

que confiesan 

deseos

arrepentimientos

reconciliaciones

declaraciones

llegan cargas

que pesan años y años

descargan vidas y muertes

para abrazar

a los muertos de tu casa

Gracias apachita

por el yatiri

por el ch’amakani

las oraciones se llevan

todo el llanto

el pututu

anuncia:

no entres más a tu pena

ya no llores 

otro cuerpo te espera.

 

 

 

Aka chapar arunaka

jumjam uñtasiñapa munta

juk`a uñt`at markanaka sarpana

panqaranaka churpana 

jan jark´at quqanakata

amparanakat sarpana

jachañata

thuquñata

laruñata

k`arinakap arspana 

janiw jiwayasiñax amuykpanti 

janchit arut q`alanchsuspana 

pantiy utar puripxpana 

jan nayra amtasirinakampi.

 

 

Estos poemas

quiero que se parezcan a ti

que viajen a pueblos poco conocidos

que regalen flores

del árbol prohibido

que pasen por las manos

del llanto

del baile

de la risa

que confiesen sus mentiras

no piensen en el suicidio

se desnuden de cuerpo y palabra

y que lleguen al cementerio

sin los recuerdos antiguos.

 

 

 

Maya

 

Mama India

Cuando danzamos con achachilanaka

empezamos a dejar la memoria del libreto impuesto

nos deleitarnos de la primera siembra

volvemos a recoger el ajayu de apunaka

cuando danzamos con achachilanaka

se aclara el camino en la inalmama

cabalgamos por las composiciones de tus hijos

volvemos a sahumarnos en la vida de ayer

el dolor disminuye a una lágrima

creemos en la maternidad de la Pachamama

cuando danzamos con la herencia de los ancestros

renacemos en los nuevos tejidos de awichanaka

navegamos en la sonrisa de la abuela que no se cae de la vida 

y juntos, rostro a rostro 

bailamos contigo Mama India en la fiesta de uywirinaka.

 

 

de Arunaq q’ipiri

 

Akan taqiniw isthapita 

Q’uchuñ uta yupaychañax jan kutiniñäni 

qhathunakax yaqha manq´añanakani

urunakasti pacha jan inakt`añäni phuqhantatawa 

sarnaqañ thakinakasti munañampi mutuyañampi k´achachrantatawa

jilanakajax wawanakapat isthapita

kullakanakajax ch´ama pisi jacha q´ipjata

achachilanakasti yaqha jañchinak thaqhaniskapki 

mamajasti

qhipha phuchhaparux jakawipampi isthapiyi

nayasti

kunjamatix yatirix siwa

jiwañpachatakiw q`alañchsusta.

 

 

Todos están vestidos aquí

las iglesias de oraciones sin retorno

los mercados de comidas ajenas

los días llenos de horas intranquilas

las calles embellecidas de deseos y castigos

mis hermanos cubiertos de hijos

mis hermanas cargadas de llantos débiles

los abuelos buscando cuerpos ajenos 

mi madre 

a su última hija le ha vestido con su vida

yo

como dice el yatiri

me desvisto para el tiempo de la muerte.

 

 

 

de Mama India

 

XV


Esta mañana visité la escuelita de mi ayllu

mi antigua maestra tiene grabada en sus arrugas 

a los niños que migraron 

y en su palabra a las niñas que ya no volvieron

me invitó 

a sentarme en el sillón de adobe

con la mirada de treinta y tres años 

recorrí todo el aula

las paredes no mudaron al tiempo

pasan los minutos

tres niñas y un niño repiten versos que están lejos de sus sueños

en esta aula

los pasos de las niñas, son casi ciegas en la palabra de la profesora

los anteojos de la maestra

ya no recogen vida en los libros

el niño toca la campana

las niñas lanzan su pelota de trapo

no existe donde meter el gol.

 

Mama India

quiero recordar algo en “la pizarra”

y el dolor de la mirada me devuelve lágrimas.

 

 

 

XXXI

La lluvia ha impregnado la tierra 

sus olores suben a nuestro corazón

no quiero irme

quiero bañarme en esos aromas que la Pachamama nos ofrece

amor mío, quédate a vivir en esta tierra de quinua y papa.

juro que no te haré faltar ni una sola sonrisa

te ofrezco todo ese campo de colores

quédate a tejer conmigo el sueño que tanto persigues

quédate a bailar, 

se apagará la enfermedad que te lleva a la cama

quédate a encontrar el corazón que has extraviado.

 

El tiempo de la ciudad te maltrata

deposita tu tesoro en Mama India

sus hierbas harán descansar tus dolores

el maquillaje que te oculta, será tiempo olvidado.

 

En esa pampa de sembradío serás tan parte de este hogar

el fogón te servirá el sabor que tanto deseabas besar

Mama India no marca el tiempo de avenidas y calles

aquí el tiempo lo armarás tú

no hay autopista que apure tus viajes

ext

ende

rás tu vida 

  al tiempo de tu sentimiento.

 

Quédate, aquí inaugurarás 

lo que no has vivido.

 

 

 

XXXV

 

Desde aquella montaña

te envío una oración 

y tú 

me mandas a salir de mi cuerpo 

mi alma de awatiri

ha conocido el  cayado de achachilanaka.

 

mi ajayu de pastor 

conoce el viento de la montaña y la pampa

el agua  de la lluvia y del lago

flores, árboles, hierbas, 

el hambre y el cansancio de mi rebaño.

 

Cuando la tristeza me inunda

siempre me  envuelves

con la paz de tu naturaleza

con la música de almas ancestrales

que me hacen sentir nacido de tu grandeza maternal

me has señalado 

el nacer de cada solsticio

con la fuerza del  Amaru

he aprendido a leer el tiempo de sequía y abundancia.

 

En tiempo de jallu pacha

la lluvia nos baña de flores multicolores

se vuelve a creer en el mundo 

con las criaturas de alpacas, llamas y ovejas 

me he desbordado en alegría

en abrazar a las nuevas criaturas.

 

Me he dejado conducir por mi cayado

por tiempos de sequía

y por verdes campos.

 

Mama India 

no hay a quien heredar mi alma de pastor

todos han migrado a otros tiempos

el rayo de esta tarde me recogerá.

 

Mama India 

nuestras almas están en armonía.

 

 

 

Inédito

 

Jikisiña

 

Paxsi

Wara wara

Inti

Nayra jaqi

Wawa

Awicha

Achachila

Jawira

Marka

Illapa

Utan larusir jaqipatawa

Arunakan qhumantiripatawa 

Wawanakan awichapatawa

Allchhin imill wawa ajanupatawa

Nayranak arutawa

thaki jakañ apaniritawa

Waranqa usunaka qulliritawa

Satañ uraqitak wanutawa

Amtañanaka p’itsuritawa

wajchar junt’uchir awichatawa

Jupha, ch’uqi, quqa, miski, jayutawa

Sutimax alaxpachan qillqatawa

Mama India, Pachamamana jikisiñani thuquñataki.

 

 

Encuentro

 

Luna

Estrella

Sol 

Ancestro

Niño

Abuela

Abuelo

Río 

Pueblo 

Relámpago

Eres la sonrisa de la casa 

Eres la palabra que abraza

Eres la anciana de los niños

Eres el rostro de la nieta

Eres lengua antigua

Eres el camino que trae vida

Eres remedio que sana mil heridas

Eres abono para la chacra

Eres la que teje la memoria

Eres la abuela que da calor al huérfano

Eres papa, árbol, dulce, sal

Tú nombre está inscrito en Alaxpacha 

Mama India, en la Madre Tierra nos encontraremos para bailar.

details-profile