Miguelángel Meza

Caacupé, Paraguay, 1955

Poeta, dramaturgo, narrador y traductor guaraní-español. Estudioso y promotor de las tradiciones orales de su pueblo. Ha trabajado en numerosas investigaciones antropológicas y lingüísticas y trabajó en la Dirección de Lenguas de la Secretaría Nacional de Cultura. Creó la editorial cartonera Mburukujarami Kartonera. Publicó los libros de poesía en guaraní Ita ha’eñoso (1985), Purahéi (2001) y Arami mburukujaguýre (2012) y las recopilaciones de cuentos populares orales Perurima Rapykuere (2001) y Perurima Pypore (2010).

 

 

de Ita Ha’eñoso / Ya no está sola la piedra (1985)

Traducción de Carlos Villagra Marsal,
Jacobo A. Rauskin y Miguelángel Meza

 

MIMBY

Che ha’e pe mimby

aikova’ekue yvytúrö.

Asyryry,

oiko chehegui mbói,

tendy rapére aguejývo.

Amýi, aku’e,

ajapajeréi y ra’angándive ha apo.

Ahasávo yvyguýre

oikytï chesyva takuapi,

oje’o yapenu

ha apararä kambuchi

ha aperere yvu rape purahéi.

Tasë peteï kuápe,

che jopy.

Tasë moköi kuápe,

che jopy.

Tasë mbohapy kuápe,

che jopy.

Tasë irundy kuápe,

che jopy, che jopy, che jopy.

 

Mimby

takuára kusuvi ondyvúva.

Mimby

ita morotï rysýi moköi

omoakäkaräi tuñe’ë ñe`ëndy.

Che ha’e pe mimby

inimbo ahejáva ka’aguýre;

mandyju añuäva yvype.

Mimby,

yvyty omboryrýiva kyse.

Pyhare. Ñasaindy. Yvy. Y.

Yma. Ko’áça. Ko’ërö.

Chepype aikéva. CHejehegui asëva.

Che ha’e upéva

upe

mimby.

 

 

FLAUTA

Soy esa flauta

que se hizo viento.

Repto,

me he vuelto serpiente

al bajar la senda de la saliva.

Ando, me muevo,

ruedo con el reflejo del agua y salto.

Al pasar bajo la tierra

la caña me corta la frente,

se destiñen las ondas

y sueno a cántaro

y aleteo, ya música, por el camino del manantial.

Voy a salir por un hoyo:

              me oprime.

Voy a salir por dos hoyos:

              me oprimen.

Voy a salir por tres hoyos:

              me oprimen.

Voy a salir por cuatro:

              me oprimen, me oprimen, me oprimen.

 

Flauta,

asperjadora caña que escupe.

Flauta,

piedra blanca en doble fila

que peina el silbo en la siembra de las voces.

Soy esa flauta

que deja su hilo en los montes;

algodón que cubre los bajíos.

Cerro que deja vacilantes los cuchillos,

la noche, el plenilunio, la tierra, las aguas.

Antes. Ahora. Mañana.

Soy el que entra en sí mismo, el que de sí mismo sale.

Yo soy aquella,

               esa

                    flauta.

 

*

 

MBORIAHU

–Yvyty rypy’üme.

 

Pyambu,

kambuchi, ñasaindy.

Ysyry…

Topehýi kane’ö rykueyjúi syrypopo.

Ñe’ämbu,

mboriahu ryñehë kangue kuágui ayvu.

Mbegueve

oguejy

pyhare.

Amo yvývo oñuä kambysy !

Oikytï pirï tuñe’ë !

Heñói kerasy.

Chopombe

oguata

okupére.

 

Mbokaja retekue

ombogua eirete.

Oke mboriahu.

Yvyty kua ruguáre açaï,

oke mboriahu.

Jaguami pindoguýpe avei

ha oke mboriahu.

 

 

POBREZA

                                 –Entre las serranías.

 

Resonar de los pasos,

cántaro, plenilunio.

Arroyo…

zumo que brota a chorros del fatigado sueño.

Voz del durmiente,

los huesos del pobre crujen desde el fondo.

Desciende

           más despacio

                             la noche.

Allá abajo cubre el suelo la luna madre de la leche.

Un silbo corta el calofrío.

Aflora el quejido al sueño.

El duende

          trajina

               detrás de la casa.

La pared de palmas

cuela la miel silvestre de la luna.

Duerme el pobre,

en la hondura de las serranías, pobre,

duerme el pobre.

Bajo elpindó, también su pobre perro,

y duerme el pobre.

 

*

 

ÑASAINDY

Ñasaindy,

kamby jepyso morotï.

Ojehýi mombyry tuñe’ë.

Ju’i, kururu, kuruguáre oñe’ë.

Kurugua yma ogua ñande yvýre.

Ñasaindy,

mandyju ahoja hyjúi ñande yvýre.

Jasy oje’o, oja, oñemona,

hypasévaicha ñande yvýre.

ha… oke kane’ö,

       oñehë.

       Osýi tetyma.

Oipykua mbyjápe jasy

ha oho ho’a, oguejy, oike, okañy.

…otï vaicha

               iko’ë haçua yvy ári.

 

 

PLENILUNIO

Plenilunio,

leche blancamente propagada.

A lo lejos hormiguea un silbido.

Sapos y ranas claman en la ciénaga.

El viejo estero se filtra en la tierra.

Plenilunio,

la manta de algodón se espuma en la tierra.

La luna se destiñe, se arrima, se unta

como si quisiera secarse en la tierra.

             Y duerme la fatiga,

             se derrama.

             Se encogen las piernas.

La luna sugeta las estrellas

y se va cayendo, desciende, penetra, se oculta

como si se avergonzara

                       de amanacer sobre la tierra.

details-profile