Rosina Lozeco (Santa Fe, 1989)

Publicó los libros de poesía Moluscos (2014) y Cómo perder un trabajo (2015). Integra la antología 30.30, poesía argentina del siglo XXI (2013) preparada para el 21 FIPR. Forma parte del grupo de poetas La Chochan. Desde 2017 produce y opera el programa radial La trama: literatura desde Santa Fe, en la radio cultural Ochava Roma.

 

De Siempre mañana estoy peor, inédito

Las fiestas del futuro

Escribí en un billete
de diez pesos al final de la noche
apoyada en la espalda
transpirada de la Pauli
“así es como echan a la gente
de las fiestas del futuro”.

Bailé toda la noche al lado tuyo
pensando en cómo se verá
mi cuerpo bailando
toda la noche al lado tuyo,
“¿Se verá bien mi cuerpo?”
Pensaba mientras
empinaba un vaso de litro
con innata habilidad.

Todo lo que elijo
está mal o se muere,
a vos te gustan los chicos
probablemente,
pero yo no lo entiendo.
Tuve un reflejo
de los 19 en la parada
y encontré pegado
un flyer de mi ex en la columna.
“¿Se veía bien mi cuerpo?” Pensaba,
probablemente mejor que ahora.

Todo lo que elegí
tuvo un entierro en este pecho
y en cada tumbita bailo,
con mi cuerpo y lo que queda,
que me importa si te gustan
los chicos o las chicas,
yo solo quiero escribir poesía.

 

Un viaje de turismo organizado

Pudimos ser una familia
y viajar
por lugares fantásticos
con los nenes a cuestas
un par, decíamos
pero primero una nena
para que le pongamos el nombre
que sin querer pensamos
al mismo tiempo.
Mi hijo más grande
cuidaría a sus hermanos
porque siempre quiso compañía,
dormirían los tres en un cuarto,
y nosotros en una cama
matrimonial alquilada
con colchón de lana
y una manta de franela.
A la mañana desayunaríamos
mate y medialunas al lado de algún arroyo,
los chicos buscando piedras,
abrigados con bufandas y gorros
porque a nosotros
nos gustaban mucho.
Te daría la mano y me apoyaría
en tu hombro pensando
en el amor y en lo que hicimos,
en lo que hicimos bien,
en los que no nos tenían fe.
Ahora
lo que tengo en cambio
es un viaje con mi hijo,
con el único que tuve
y que tendré,
un viaje de turismo organizado
en el que no hay cabaña,
ni desayuno en el arroyo,
ni vos manejando el gol country,
ni los hijos que quisimos,
solo una cama fría de hotel para contingentes
en la que me la paso
smasheando pankis en los sueños.

 

Ojalá te de bola tu exnovia

Pegame en la cabeza y dejame inconsciente hasta que pase todo/
esto.
Cuando la crisis se siente
en los huesos,
pegame
en la cabeza y dejame
inconsciente hasta que pase
todo esto.

Te parece que el día llega
antes de lo esperado.
Y a la hora
en la que el sol
te ilumina la frente como a un lumpen
dibujado en el horizonte
amaneciendo con el hacha en la mano, a la hora
en la que la luz nos revela
tal cual somos
ante todo
ante todos,
encaras a un boludo
que te invita a la casa
para después
echarte
como a un perro
sucio.
Y vos esperas
el bondi en la plaza
y le decís a tu amiga
en un audio que jamás
te pasó esto.
Y pensás mientras el 14
se acerca a poca velocidad
que a pesar de todo
podes escribir un poema hermoso
que el salame nunca podrá
porque cuando pudo
no quiso
y te dijo
después de caminar mil cuadras
al lado tuyo
abajo del sol
te dijo
que si no te enojabas
te dijo,
te pidió que te vayas
de su casa cuanto antes
porque su ex novia
en el teléfono.

Porque
su
exnovia
en
el
teléfono.
Y le decís
a tu amiga que
aunque nunca
te hicieron sentir tan mal
no te pasa nada con ese goma
pero deseás
en lo profundo de tu corazón
que se le seque el pito
para siempre
y deseás
como siempre
y esperás
como siempre
tirada en la cama,
con los zapatos puestos
que un día te toque con alguien
que no te haga mierda la ilusión.

 

Siempre mañana estoy peor

Trato de corregir
la mierda que escribí
estas últimas semanas.
Estoy tan congestionada
que no puedo respirar por la nariz,
quiero proponerte
tomar cerveza
mirar una película
al aire libre
caminar por bulevar
a las 2 de la mañana
tomar un bondi a Rosario.
Se enfría un té horrible
con medio limón,
voy al kiosko en ojotas con medias
la voz de mi vieja
en mi mente
me dice
si andas así mañana
vas a estar peor.

Siempre
mañana
estoy peor, mamá.

 

De Namaste, Inédito

Stacy Malibú

Dejemos de parecernos a esos tontos,
consigamos mas plata
no se puede joder todo el día.
-Hey, te gotea la nariz
-No me preguntes, soy solo una chica.

Me levanto a mear a las once,
prendo un cigarrillo en el baño
pienso en los deseos que reprimimos,
sacar el colchón al patio
para dormir en el verano.

Si pongo la mente en blanco
y pienso en tu cara pero sin pensar en vos
siento que no te conozco,
como desenfocar los ojos
cuando cruzo el parque en la bici.

 

De Moluscos

Cordero de dios

Rezan y después
tiran agua bendita.
Le clavan un cuchillo
mientras grita
los niños sostienen los baldes
donde cae la sangre
y la revuelven.
Me escapo con la excusa de ir a fumar
pero no vuelvo.

Es de noche,
hay fuego y arriba
el cordero muerto en unas estacas.
Mi tía me grita que soy igual a mi viejo
yo pienso que son unos enfermos
pero sonrío
y busco un vaso de vino.

 

Héroe

Sos la máscara de la muerte en mis bombachas
por una noche buena, tres malas
me acostumbro.

Haber sido la que fui,
los planes del destino.
Sigo creyendo en el amor
pero no en el tuyo.
Cada mañana
con tu cara en primer plano
el día empieza por declinarse.
Cada beso que le doy a otro
es uno que te mereciste
en algún momento.
El laberinto termina siempre en otro pibes,
mis amigas dicen
que esto no es recomendable
les respondo siempre
que así es la vida del héroe.

 

Hormigas chinas

Las hormigas se comen
unas a otras.
Abandonan la costumbre
de las migas
y deciden terminar
con la superpoblación.

Los rayos de sol le pegan
al manubrio de mi bici
y el reflejo justo
me da en los ojos.

Tu espalda está arqueada,
hacés un pozo en la tierra
con el dedo índice.
Mis piernas están cruzadas,
elegí sentarme chinito.
Me pregunto si los chinos realmente
se sentarán así.
Armo toda una teoría
sobre los chinos
y los orientales que no son chinos,
así evito pensar
que me llamaste para vernos
y ahora no me das bola.
A la tardecita
el viento se pone más fuerte.

Cuando llegamos a mi casa
yo me bajo de la bici, vos no.

Demoro un poco en entrar,
te miro
una, dos cuadras.
Te veo chiquito
como una hormiga
y después no te veo más.

Dejo la bici en el zaguán
mientras trato de descubrir cómo hacer
para desatarme las tripas.

 

De Cómo perder un trabajo

Día 3.

¿qué voy a hacer con el despertador
después del miércoles
cuando ya no lo necesite?
es probable que lo extrañe,
made in china
color marrón, muy chiquito,
perturbador y profundo
para fichar ocho en punto.

perturbador y profundo,
como perder un trabajo.

 

De Todos tenemos una tía en Paiva, inédito

Se aburguesó la cgt.

Hoy había paro general
yo no me acordaba
entonces me levanté, como todos los días
me fui a tomar el colectivo a la avenida
y nunca llegó.
Pensé en los colectiveros
en los que podría haberle pasado
al colectivero,
como esa vez que a uno
le robaron y le cortaron un dedo.
Llamé por teléfono al trabajo
para avisar que llegaba tarde,
la que atendió
me contó que
si vivo a más de 20 cuadras
no tenía que ir.
Mi jefe hace unos días me habló,
dijo que como vivía en la periferia
no pasaba nada, que no vaya.
Yo de eso me olvidé
mi jefe es un pelotudo,
la periferia es mucho más lejos,
pero él en su mente vive
en una ciudad recortada
que termina en Boulevard.
Volví y me puse
la remera de los tres chiflados
que uso para dormir
y me acosté un rato más pensando
en que mañana los ricos
van a seguir siendo ricos
mi jefe va a seguir siendo pelotudo
mis compañeras se van a seguir quejando de los negritos
y todo va a seguir igual salvo
la mano de ese colectivero
al que ahora le falta un dedo.

details-profile