Sandra Siemens

SANDRA SIEMENS

Lomas de Zamora (Argentina), 1965.

Vive en Wheelwright, un pueblo del sur de Santa Fe. Escribe libros que leen niños y jóvenes. Ha recibido el Premio Norma-Fundalectura (Colombia) en 2008, el Premio Barco de Vapor en 2009. Distinción especial del Premio Nacional de Literatura Infantil en 2011. En 2015 ALIJA destacó a sus libros La tortilla de papas y Tatuajes como Mejor cuento infantil y Mejor novela juvenil, respectivamente. Y en 2016, Lucía, no tardes, como Mejor novela juvenil. En 2010 recibió la distinción White Ravens por su libro El hombre de los pies-murciélago, en 2015 la misma distinción por su libro La tortilla de papas. Y este año 2020 por su novela Cocodrilo con flor rosa. Su libro
Lucía, no tardes integró la Lista de Honor IBBY 2018. Y es la ganadora del Premio Barco de Vapor 2019 con su libro Bombay. Ha publicado los libros de poesía, Animales en verso, El aviador y otros poemas, (SM); Esa cuchara, (Limonero). Y se encuentra en proceso de edición Nubes en el viento, (Pípala).

Poemas

la siesta
siempre está del otro lado y
llega
a mitad del día

hay que cruzar

camino de piedra
raíz de sauce
palito
sol

los ojos
se cierran solos
           – agua de pozo-
el cuerpo
nos flota solo
            – agua de pozo-

hay que volver

camino de piedra
raíz de sauce
palito
sol

en una lana azul
abuela
enhebra un fideo
retorcido como lombriz
moja la lana con la punta de la lengua
y enhebra otro
moja la lana con la punta de la lengua
y otro
vuelve a mojar la lana
con la punta de la lengua
yo la apuro
con los ojos
porque quiero pintar
con témperas
ese largo collar desteñido
– paciencia-dice abuela
y yo no sé si me muestra
o me pide

el tiempo se suspende
en los hospitales
hay ventanas que dan a la calle en el pasillo
están ahí
para poder comprobar que hay un
afuera
llueve –ahora-
una mujer habla por celular
pide
que saquen al perro
que el pobre debe haber quedado encerrado todo el día
también se suspenden
los perros
en los hospitales
y las compras del súper
las cenas los almuerzos la escuela los viajes en colectivo el pago de impuestos
la tintorería
los enfermeros verifican
todo
con el reloj
pero ahí adentro
el tiempo tiene otros parámetros
dos tomas de antibióticos son doce horas
cada vez que pasan a controlar la fiebre y la presión
equivale
a una campanada de la iglesia de la esquina
cuando se acaba el suero es
casi un día
de los de afuera
los caminantes
se cruzan

en los pasillos
como la tripulación de una nave intergaláctica
venida a menos
con sus batas abiertas en la espalda
empujando
el soporte de los sachets de suero
nada se cultiva en los hospitales
salvo las bacterias
en la sangre y en la orina
florecen
florecen
igual
que
cuando éramos
primates

Entrevista